Seleccionar página

El Museo

Historia del edificio

El palacio gótico

La construcción del antiguo edificio del Palacio se debe a la familia Rabassa de Perellós, saga iniciada por el matrimonio Francesc de Perellós y Joana Rabassa. Será su nieto, Giner Rabassa de Perellós y Montagut, quien adquirirá el señorío de Dos Aguas en 1496 a Luis Cornell Boil de Ladrón, iniciándose así la Baronía de Dos Aguas. Tal vez entonces se impulsaran las primeras reformas de importancia del edificio, que se extenderán a los siglos siguientes, incluso ampliando su superficie mediante la compra de propiedades colindantes.

Sin embargo el aspecto exterior del edificio no variará excesivamente, en relación con la configuración medieval, hasta el ascenso al marquesado de los barones. Existe información gráfica que permite apreciar esta evolución, como el plano de Valencia realizado por el Padre Tosca en 1704, que incluye vistas del Palacio contemporáneas a cuando se alcanzó el marquesado con Giner Rabassa de Perellós y Pardo en 1699. El edificio gótico era una construcción que constaba de entresuelo, planta noble y desván con galería corrida, al modo de otros palacios similares de la época, como el de la Almoina. El conjunto se completaba con tres alas alrededor del patio con entresuelo y piso. En la parte trasera se repetía esta configuración en torno a otro patio cerrado por dos crujías. Ese segundo patio era en realidad un huerto que albergaría un jardín posteriormente (hacia 1825).

El palacio en el siglo XVIII

Hacia 1740, Giner Rabassa de Perellós, III Marqués de Dos Aguas, decide renovar su casa solariega como muestra de su poder y linaje, encargando la obra al grabador y pintor Hipólito Rovira, que sustituye el carácter severo de la antigua casa por una gran abundancia decorativa.

De esta reforma destaca especialmente la portada principal , que fue realizada en alabastro por Ignacio Vergara, según el diseño de Hipólito Rovira. La fachada, de estilo puramente barroco, presenta dos figuras alegóricas del río, en alusión al marquesado y está rematada por una hornacina con la Virgen del Rosario que fue realizada por el mismo Vergara. Estaba protegida por un balcón corrido del cual se conservan grabados y fotografías.

Una fotografía tomada entre 1854 y 1863 muestra el aspecto original de la portada anterior a la reforma del siglo XIX, en la que destaca una prolongación de la ornamentación basamental hacia el lado oeste. De hecho, el proyecto de reforma de la fachada de José María Xímenez y Cros, fechado en 1863, elimina esta parte y propone una fachada neobarroca para integrar y contextualizar la portada de Rovira y Vergara.

El palacio en el siglo XIX

Pero la reforma de mayor envergadura se emprenderá con D. Vicente Dasí Lluesma, quien hereda el título de marqués de Dos Aguas en 1853, al agotarse la sucesión directa. Éste decide llevar a cabo una amplia reforma del edificio entre 1854 y 1867, de carácter básicamente ornamental en un claro eclecticismo, que combina rococó, neo-imperio y motivos chinescos.

La reforma se basó en un cuidadoso estudio de la esencia del propio inmueble, como evidencia el proyecto de Ramón M. Xímenez y Cros. Así pues, se modificó, substituyendo por un estucado jaspeado el endeble estuco figurado de Rovira y rehecho por Ferrer en el siglo XVIII, ya que carecía de cualquier protección constructiva, como un alero o saledizo. También se derribó el balcón corrido del siglo XVIII.

En el patio interior se sustituyeron las ventanas góticas por balcones con relieves de figuras alegóricas alusivas a las artes (arquitectura y escultura), a la agricultura y al comercio, base de la riqueza del marqués. En la reforma participaron Salustiano Asenjo y José Brel junto a Plácido Francés, José Felipe Parra, José Marcelo de Contreras, Francisco Molinelli, Eleuterio Álamo y otros, como artífices de la decoración, creando programas adaptados a la función de cada ámbito.

Estas obras crearon un conjunto de espacios, alterando la altura de las salas, acortando otras o revistiendo los techos con escayolas que luego servirían de soporte a la decoración de cada ámbito.

Asimismo, se adquirió mobiliario de la época, como el conjunto de muebles de Dresde con aplicaciones de porcelana sajona de la llamada Sala de Porcelana. Tras años de obras se inauguró la reforma el 17 de mayo de 1867.

El palacio en el siglo XX

En 1941 el Palacio fue declarado monumento histórico-artístico y en 1949 fue vendido y adquirido por el Ministerio de Educación para ubicar la importante colección de cerámica de D. Manuel González Martí y su esposa Doña Amelia Cuñat, donada al estado el 7 de febrero de 1947. Durante siete años tuvo su sede en el domicilio del fundador, pero tras la rehabilitación del Palacio de Dos Aguas, llevada a cabo entre el 26 de julio de 1950 y 18 de Junio de 1954, abrió allí sus puertas el Museo Nacional de Cerámica.

Entre 1969 y 1972 se amplió el Museo, iniciándose la construcción de una nueva ala que en su exterior reproduce fielmente el estilo de la fachada del Palacio del siglo XIX

En los años 80 el Museo necesitaba mejorar su infraestructura e instalaciones así como emprender la restauración del inmueble y la renovación de su museología. En 1990 el Museo se cerró al público para acometer las obras de rehabilitación, que se extenderían hasta el año 1998, en que reabrió sus puertas al público.


Venta de entradas en línea

Todo visitante debe disponer de entrada para poder acceder al Museo.
Las entradas pueden adquirirse:

a. – En la taquilla del museo el mismo día de la visita, en efectivo o con tarjeta bancaria.

b. – De forma anticipada a través del servicio de venta en línea.

Información importante relativa a la compra anticipada:

-Antes de realizar la compra, compruebe si tiene derecho a entrada reducida o gratuita según las condiciones generales de acceso compruebe si tiene derecho a entrada reducida o gratuita aquí.

-La compra anticipada permite elegir el día de la visita.

-La compra online de la entrada no otorga preferencia de acceso al Museo.

-El resguardo de la compra de entrada debe presentarse en la taquilla en el momento de la visita con objeto de recoger las entradas.

-Las entradas para sábados por la tarde (de 16h a 20h) y los domingos (de 10h a 14h) son gratuitas.

-La venta online no está operativa para grupos (a partir de 8 personas).

-La compra de entradas online no admite devolución.

-Nuestras exposiciones temporales son gratuitas. Si va a visitar alguna de ellas no debe realizar este trámite.

-Además le recordamos cuales son los días especiales de entrada gratuita al museo :
18 de abril (Día Internacional de los Monumentos y Sitios)18 de mayo (Día Internacional de los Museos)12 de octubre (Fiesta Nacional de España)6 de diciembre (Día de la Constitución Española)

Normas de visita

Atendiendo a la seguridad y conservación de las colecciones el número máximo de visitantes por grupo será de 25 personas.

– Está permitido tomar imágenes en el interior del Museo, excepto con flash y trípode.

– No está permitido consumir comidas ni bebidas en el interior del Museo.

– Se ruega que los bultos grandes, bolsos, paraguas, mochilas etc. sean depositados en las taquillas del guardarropa

– Se ruega que los teléfonos móviles se desconecten durante la visita al Museo.

– No está permitida la entrada de animales excepto perros-guía de invidentes.

– No está permitido fumar en el interior del edificio.

  • Abierto
    • De martes a sábado de 10:00h a 14:00h y de 16:00h a 20:00h.
    • Domingo y festivos de 10:00h a 14:00h.
  • Cerrado
    • Todos los lunes del año, 1 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre y dos festivos locales.

Teléfono del visitante

91 701 70 00